Koto-japones

Hay sonidos particulares en todo el mundo, que ayudan a dibujar los ambientes y dar sello a cada región del planeta, a su gente y a su cultura, en el caso del país que tanto se admira y del que se escribe en este espacio se puede encontrar un sonido muy especial, el del Koto

Paulina, seda, marfil y armonía
Hay sonidos particulares en todo el mundo, que ayudan a dibujar los ambientes y dar sello a cada región del planeta, a su gente y a su cultura, en el caso del país que tanto se admira y del que se escribe en este espacio se puede encontrar un sonido muy especial, el del Koto.

De origen Chino pero llevado y escuchado desde hace muchos años en Japón, el Koto era utilizado tanto para ambientar ritos religiosos de monjes y adivinadores, como para cantar gestas románticas y por supuesto para deleite de la corte imperial.

Este instrumento, es descrito como una caja de resonancia de 1.86 m por 48 cm, está elaborado con Kiri (un tipo de ciprés japonés), tiene 13 cuerdas de seda que son pulsadas con tres pelcros de marfil, también se pueden encontrar versiones hasta con 30 cuerdas.

Los chinos lo comparaban con un dragón, debido a ello los nombres de cada una de sus partes coinciden con los de la criatura mitológica: cabeza, cuerno, cuerpo, patas, etc.

Conocido también como el arpa japonesa, este instrumento forma parte de las maravillosas artes escénicas niponas y sus melodías pueden expresar cualquier tipo de emociones y remontar a sus escuchas, a través de las notas relajantes, a los jardines de los bellos templos de oriente.

¿Te gustaría escuchar y apreciar estos sonidos? Si estás buscando nuevas experiencias y dónde comer o lugares para cenar en el ex DF, te invitamos a conocer al Chef Armando Flores, la Maestra Yukari Hirasawa y la comida tradicional japonesa en Jitaku, uno de los mejores restaurantes en Ciudad de México.